Colgante Eguzkilore 35×38 mm

40.00

Colgante Eguzkilore de plata de Ley  35 x 38 mm, en el enganche tallado un lauburu

10 disponibles (puede reservarse)

Añadir a lista de deseos
Añadir a lista de deseos

Descripción

Colgante Eguzkilore

Colgante Eguzkilore de plata de Ley  35 x 38 mm, en el enganche tallado un lauburu

Dentro de los símbolos y leyendas de Euskal Herria se encuentra la eguzkilore o «flor del sol». Es un símbolo que representa la flor seca del cardo silvestre «Carlina acaulis».

Se trata de un símbolo tradicional que se coloca en la puerta de entrada de los caseríos de Euskal Herria como representación del astro diurno y que desempeña las mismas funciones místicas atribuidas al sol.

Dicen que éste ahuyenta a los malos espíritus. De esta manera impedirá la entrada a las brujas, a los genios de las enfermedades, de la tempestad así como de los rayos. Por tanto, es un símbolo que representa la imagen de la paz y del desarrollo.

Características

Es una planta perenne de tallo rígido y reducido de hasta unos 20 centímetros de altura. Crece casi pegada al suelo y aflora en forma de roseta de hojas recortadas y espinosas, además de tener unas brácteas anchas y carnosas, de gran parecido a las del cardo.

En el centro de la roseta se encuentra la cabeza floral, y mantiene siempre su belleza y frescura. Su disco blanco plateado de unos 12 centímetros que posee alrededor de la cabezuela sólo se abre cuando brilla el Sol. Crece en las laderas soleadas, barbechos y praderas pedregosas de montaña.

La leyenda

Según la leyenda: hace miles de años, en el momento en el que los hombres comenzaron a poblar la tierra, se encontraban inmersos en la gran oscuridad. Los genios que salían de las entrañas de la tierra en forma de toros de fuego, caballos voladores, las brujas o los enormes dragones asustaban a los hombres.

Esos hombres desesperados decidieron pedir ayuda a la tierra de forma constante. Ante ésta insistencia, la Tierra les dijo: «Hijos míos, me pedís que os ayude y eso voy a hacer. Crearé un ser luminoso al que llamareís Lun».

De esta manera la Tierra creó la Luna. Pero en un principio los hombres se atemorizaron mucho y permanecieron en sus cuevas sin atreverse a salir, pero, poco a poco, fueron acostumbrándose. Además del miedo de los hombres, el temor también se trasladó a los genios y brujas, pero estos también se hicieron y no tardaron en salir de sus simas y acosar de nuevo a los humanos.

Los hombres, atemorizados, acudieron otra vez a la Tierra, pero esta vez para pedirle algo más poderoso. Ésta les respondió creando un ser todavía más luminoso al que le llamarían Sol. De esta forma, el Sol sería el día y la Luna la noche.

Aunque era grande, luminoso y caliente, los hombres enseguida se acostumbraron. Gracias a su calor y luz, crecieron las plantas, y los genios y las brujas no pudieron acostumbrarse a la gran claridad del día. A partir de ahí, tan solo eran capaces de salir por la noche.

Los hombres acudieron una vez más a la Tierra, esta vez para pedirle protección durante la noche, ya que los genios salían de sus simas y los acosaban. Y fue entonces cuando la Tierra les creó una flor tan hermosa que, al verla, los seres de la noche creerían que era el propio Sol. Esta es Eguzkilore (Flor de sol).

Utilidad

Es un símbolo de mucha fuerza en la mitología vasca. Además de ser el símbolo del sol, nuestros antepasados lo utilizaban para ahuyentar de los malos espíritus, y es por ello por lo que aparece en muchos de los hogares esta flor de cardo llamada eguzkilore.

https://oraculodedelfos.com/categoria-producto/productos/

https://www.facebook.com/oraculodedelfosbilbao/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies